flickr

BIENVENIDOS, LAMENTAMOS NO DISPONER DE TIEMPO PARA RESPONDER A VUESTROS COMENTARIOS Y GRACIAS POR VUESTROS + 1

lunes, enero 25

El Proceso de la Manifestación Externa del Encuentro Interior con nosotros mismos

Introducción: Comparto muy gustosamente este artículo que he redactado expresamente para el blog de La Brújula Ancestral, después de que sus propietarios me propusieran amable y voluntariamente crear un texto acorde con la temática del blog, por supuesto no domino la práctica adivinatoria del tarot ni tampoco me siento identificada completamente con sus contenidos, pero en cambio hay un denominador común que si puede encajar y no es otro que el aprendizaje del crecimiento interior y la necesidad de compartir este aspecto espiritual de mi propia evolución con el fin de ayudar a encontrarse a si mismos a otras personas.


EL PROCESO DE LA MANIFESTACIÓN EXTERNA DEL ENCUENTRO INTERIOR CON NOSOTROS MISMOS

Al aceptarte es cuando comienzas a sentir la necesidad de cambiar y lo primero que sueles hacer es cambiar lo que te rodea, las cosas externas que consideras que ya no sintonizan contigo y sientes como algo urgente empezar a sentirte más cómodo/a con toda esta nueva sensación. Te hace falta encontrar un espacio donde anclarte y sentirte seguro/a, ya que con estos cambios sientes esa necesidad ante ese miedo que suele aparecer. Otra novedad es que nos hace falta crear espacios físicos en armonía con nuestro proceso, asi podemos redecorar la casa, pintar las paredes de colores diferentes, vestirnos de otra forma también distinta y estar mentalizados de que nos podemos estar parados frente al armario y no decidir qué ponernos porque hasta la ropa nos pueda resultar ajena a nosotros.

Sencillamente estamos redescubriendo de nuevo nuestra auténtica identidad, lo que nos gusta, qué cosas nos hacen sentir bien y seguros, qué es lo que nos ayuda a estar bien con nosotros mismos, y mientras nos alineamos internamente, necesitamos también hacer lo propio con lo externo. Inclusive nos puede ocurrir que hasta en la comida empezamos a no saber muy bien qué es lo que de verdad nos gusta y qué no nos gusta, acabando por cambiar de hábitos alimenticios.


- 1ª FASE del alineamiento con nuestro Yo

Cuando comenzamos el alineamiento con nuestro Yo, empezamos a ser conscientes de muchas de las mentiras que han formado parte de nosotros y de nuestras vidas y que son fruto de muchos condicionamientos y programaciones tanto a nivel celular como a nivel social, familiar y cultural entre otros.
Entonces sentimos en nuestro interior la inminente necesidad de empezar a entender el por qué de nuestras emociones, de nuestra conducta tanto a la hora de actuar como de reaccionar y de qué manera podemos liberarnos de ellas para sanarnos a nosotros mismos, buscando como fin además la propia felicidad.

Al principio sentimos la necesidad de analizar emociones y buscar el por qué a todo, aún nos influye todavía la mente analizadora que necesita respuestas para tranquilizarse y alejarnos otra vez del miedo y el terror.

En esta fase incluso necesitamos sentir y experimentar estas emociones de forma intensa, con lo que sufrimos innecesariamente de nuevo el dolor de esas situaciones porque atraemos el recuerdo y la energía del dolor de lo que ya pasó, necesitamos incluso sufrir inconscientemente de nuevo esas experiencias, para sentir la seguridad de que asi quedarán liberadas. Para ello podemos muchas veces recurrir a distintas técnicas de liberación emocional.

También suele pasar que nos animemos a apuntarnos a distintos cursos, conferencias y grupos "espirituales", que a veces nos pueden incluso confundir más o hacernos sentir más culpables con nosotros mismos por no poder liberar y sanar tanto como lo hacen otras personas o como lo que se consideraría apropiado en una persona que pertenece a un  grupo de meditación o espiritual.
O también creer que hay que pasarse largas horas meditando profundamente y que el contacto más sencillo con nuestro interior estando en paz, respirando y tranquilamengte relajados ya no es suficiente.

Nos sentimos felices cuando después de en ocasiones días o semanas de liberación de esas emociones y energía densa, nos sentimos vacíos de ellas y vemos que el esfuerzo y el dolor han merecido la pena, y sentimos como si tuviéramos una descarga enorme de adrenalina que nos empuja a decir "yo puedo con todo y quiero liberarme más" y naturalmente de la misma forma dolorosa, resintiendose además nuestro cuerpo físico enormemente con multitud de síntomas cada vez que vamos quitando y limpiando una nueva capa emocional más, resintiéndose con ello partes específicas de nuestro cuerpo.

- 2ª FASE de la consciencia del alma del juego de la dualidad

Después de eliminar muchas de esas capas de dolor emocional, podemos entrar en otra etapa diferente en la que empiezas a ser consciente de que no es necesario recrear las experiencias dolorosas para ir sanando tus emociones. Empiezas a ceptarlas sin entrar ya en analizar el por qué de esta o de aquella emoción.
Comienzas a querer liberarlas y la raíz de todas ellas pero sin importarte ya demasiado el motivo que las originó, ahora ya la mente necesita saber menos, los egos ya están calmados y simplemente puede que aceptes lo que llega a tu vida como experiencias que tú atraes porque te hacen falta para evolucionar y sanar, ahora las ves como oportunidades para crecer y a través de la aceptación, de la autoobservación y de centrarte en ti mismo, asi vas logrando sanarlas, sobre todo recurriendo a muchos momentos de profundo silencio interior, de paz, de estar lo más posible centrado/a en el momento presente, dándote mucho Amor a ti miosmo/a y compasión.

Ese aspecto humano que ahora poseemos, como parte de este juego de dualidad en el que nuestra alma participa adquiriendo determinadas experiencias para poder evolucionar, siente la necesidad de que debe sanar emociones y egos que aún no hemos conseguido sanar, que debemos alcanzar un punto en que toda emoción y ego desaparezcan para poder encontrarnos con nuestra verdadera identidad que comenzamos a buscar en este camino de regreso a uno/a mismo.

Necesitamos mejorar o "ser mejores" para poder alcanzar cierta "iluminación o estado perfecto" propio de toda persona que comienza con la búsqueda interior y que le lleva al camino espiritual, y a veces se convierte incluso en una carrera por subir peldaños evolutivos que sólo sabemos que nos llevarán a un espacio, seguro magnífico y a veces con mucho esfuerzo.


El primer error es intentar evolucionar o subir peldaños a través del esfuerzo, porque eso supone dolor y el dolor es ajeno a lo que realmente es un proceso evolutivo en el cual lo fundamental es el AMOR con mayúsculas y el Amor hacia uno/a mismo/a, los demás, el mundo e incluso a lo que llamamos proceso.

Realmente es el ego el que nos dice que hay algo malo en nosotros y que debemos sanar todo lo malo que nos impide ser buenos, merecedores y perfectos. No es que no esté bien sanar las emociones, ser buenos con nosotros mismos y con el mundo y buscar la felicidad (me refiero a estos conceptos "bueno" y "malo" para conseguir explicar bien lo que quiero decir, pero por supuesto son términos subjetivos y que no existen como tal) porque precisamente no hay nada malo en hacer esto ni tampoco malo en no hacerlo porque simplemente nosotros ya somos PERFECTOS.

Si realmente somos capaces de vernos de verdad, de ver eso que queremos "llegar a ser" dentro de nosotros y de reconocerlo en nuestro interior, si conectas en silencio con esa parte tuya divina olvidada y que es tu YO SOY QUIEN YO SOY, eres consciente de que realmente eres perfecto, eres divino y no necesitas sanar absolutamente nada, pues todo está bien. Recuerda que esto no es más que un juego al que voluntariamente decidimos jugar y que vida tras vida seguimos jugando porque esa es nuesta voluntad y lo decidimos para realmente llegar a encontrarnos a nosotros mismos y con nuestra verdadera identidad, que es Yo Soy Quien Yo Soy y que por tanto este juego es el que hace que nos identifiquemos erróneamente con este aspecto humano nuestro que ahora mismo tenemos, pero que no es sino un personaje más en nuestra experiencia álmica, pero que no es realmente nuestra verdadera identidad y en este aspecto es el que siente la necesidad de sanarse y siente egos porque realmente debe ser así, ya que está jugando a la perfección su papel de vivir en la supuesta separación, en la dualidad y que será así mientras vivamos dentro del juego, pero realmente tú Yo Verdadero no debe nada, no necesita ser nada, es Libre y Perfecto, no hay nada malo en EL o ELLA y no debe hacer otra cosa que vivir desde esta consciencia y ser ejemplo viviente de ello.

El ego, este aspecto humano que vive en nosotros jugando, es el que siente esta necesidad de sanación y es el que debe sanar, pero realmente lo que estamos haciendo es seguir con las reglas del juego y no podremos así liberarnos del Ego ni tampoco evolucionar, porque lo que hacemos de verdad es sanar partes del ego, pero sigue siendo ego y este estará siempre que estemos jugando la partida de la separación o dualidad del SER.

Reacciones:

2 comentarios:

  1. En la etapa de ir hacia el propósito mismo, mediante la aceptación en tiempo aquí y ahora, es importante mostrar alejamiento de el por qué, que nos puede confundir. Durante el camino introspectivo hacia uno mismo, es común encontrarnos en los inicios con la fase de duelo, donde el dolor emocional está candente, sin embargo, por la propia evolución de las experiencias en el tiempo, llega un momento que esto queda subsanado. Como muy bien planteáis YO SOY QUIEN YO SOY dejando atrás la dualidad del Ser, la separación, nos lleva a la madurez evolutiva. El ego es pensamiento, ser en uno mismo, es energético. No es fácil si sentimos apego y un sentimiento de identidad separado del alma. Sin embargo, el camino está trazado si nos atenemos al propósito.
    Es que estoy tan de acuerdo y me he sentido tan identificada con el post y el mensaje que he querido reforzarlo, porque también me siento parte de estas experiencias álmicas.
    Una entrada muy positiva, es realmente mágica. La magia está en la conciencia del ser, no en el intelecto. Excelente punto de vista. Me ha encantado.
    Un abrazo y gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has descrito con mucha sabiduría el motivo principal de ese "duelo" inicial, cuando el "ego" a través de la ilusión o dualidad del pensamiento "se queja" o se resiente cuando pierde su protagonismo y el Ser o la Conciencia recupera el timón de nuestras vidas. De ahí que el "apego" nos separe del Alma confundiéndonos a la hora de ser conscientes de nuestra esencia primigenia.
      Estaría también horas charlando contigo sobre esta cuestión, pero este presente eterno me hace perder el hilo de tantas tareas pendientes y tengo ya que dejarlo aquí.
      Un inmenso placer intercambiar saludos y reflexiones contigo, amiga Marisa y miles de gracias por volver a dejarnos tu huella.
      Un abrazo grande y muchos besos.

      Eliminar