flickr

BIENVENIDOS, LAMENTAMOS NO DISPONER DE TIEMPO PARA RESPONDER A VUESTROS COMENTARIOS Y GRACIAS POR VUESTROS + 1

viernes, febrero 20

Masoterapia: técnicas, indicaciones, contraindicaciones y beneficios

La masoterapia es un conjunto de técnicas manuales que se emplean con el objetivo de rehabilitar lesiones corporales. Las diversas terapias que incluye abarcan desde el ámbito clínico, hasta el estético o el anímico.

Existe un sinfín de modalidades distintas dentro del mundo de los masajes: el masaje terapéutico, la técnica de liberación miofascial, el masaje del tejido conjuntivo, los puntos gatillo, el masaje relajante, el masaje transverso profundo, el drenaje linfático, el masaje circulatorio, las técnicas neuro-musculares… Se podría decir que la masoterapia es la conjunción de esta amalgama de técnicas manuales enfocadas a la sanación y rehabilitación de las lesiones corporales.

Es por esto, que resulta complicado trazar una línea definitoria que acote la masoterapia, pues al tratarse de un cúmulo de técnicas, su límite se encuentra desdibujado y en constante metamorfosis, que se incluye en la fisioterapia. Históricamente se podría decir que la masoterapia, como agrupación de distintas técnicas de masaje con fines médicos, constituye uno de los pilares básicos en los que se sustenta la fisioterapia moderna. Lo que en el s. XIX se conocía como masoterapeuta, pasó a ser un paramédico a principios del s. XX, profesionalizándose así esta figura; en la actualidad, son los diplomados en fisioterapia los herederos de este legado.


Técnicas de masoterapia
La masoterapia es, pues, la suma de varias técnicas manipulativas, y por ello no hay una técnica que defina la masoterapia propiamente dicha, y a continuación explicamos las más empleadas o conocidas:
  • El masaje básico: este tipo de terapia tiene como finalidad promover el correcto funcionamiento del aparato circulatorio, con el beneficio a las células que esto conlleva: aporte rico de oxígeno y nutrientes, purga de elementos de desecho, etcétera. Se consigue este efecto a través de una combinación de amasado, compresiones, deslizamientos largos y más o menos profundos, vibraciones, estiramientos y contracciones. Se eliminan así contracturas y dolores musculares, la sensación de fatiga, o la pesadez corporal.
  • El masaje deportivo: como su propio nombre indica, esta forma de masoterapia está indicada para los practicantes de cualquier tipo de deporte. En este caso se hace hincapié en el sistema muscular, así como en las estructuras tendinosas o ligamentosas y sus posibles disfunciones (tendinitis, roturas de fibras, distensiones musculares, roturas de ligamentos, sobrecargas musculares…). Se incluyen en este apartado las lesiones osteo articulares como los esguinces o las bursitis. Este tipo de tratamientos son más clínicos que los que persiguen un efecto meramente relajante.
  • El drenaje linfático: se puede definir como un conjunto de maniobras que buscan drenar el material linfático, eliminando líquido intersticial y partículas de gran tamaño que puedan obstruir la correcta fluidez de este sistema y conseguir la correcta evacuación al sistema venoso. Los beneficios son temporales y, por lo tanto, los tratamientos deben ser periódicos.
  • El masaje estético: esta forma de masoterapia persigue, por ejemplo, romper el tejido adiposo (cúmulos de material graso) mediante movimientos específicos de drenaje que hacen estallar las cápsulas de grasa subcutánea para ser absorbidas por el propio organismo, consiguiendo minimizar los estragos de la celulitis y la piel de naranja; también persigue la regeneración de los tejidos, lo que se traduce en una piel más tersa y elástica.
  • El masaje transverso profundo o de Cyriax: consiste en movilizar el tejido en el lugar exacto de la lesión mediante la fricción de forma transversa a la estructura lesionada; es necesario que alcance las estructuras profundas, atravesando piel y el tejido celular subcutáneo, para acceder a los músculos, los tendones y los ligamentos lesionados. Así se consiguen como efectos terapéuticos la sensación de analgesia y la reordenación de las fibras de colágeno.
  • Liberación miofascial: el síndrome miofascial refiere un cuadro de dolor localizado de origen muscular, que consiste en una banda tensa, identificable por palpación, y en cuyo núcleo se encuentra el punto gatillo, comúnmente conocido como nudo o pelota. Una de las técnicas más empleada contra esta lesión es la dígito puntura.

Indicaciones y contraindicaciones de la masoterapia

Manteniendo la premisa de la multitécnica que compone la masoterapia, el abanico de aplicaciones es inmenso. El uso de la masoterapia puede abarcar desde el campo de los tratamientos estéticos hasta su aplicación en cuestiones clínicas, pasando por el plano anímico. No en vano, con la masoterapia se pueden eliminar el estrés o la fatiga, los dolores músculo esqueléticos o articulares, o incluso reducir la celulitis y las estrías.

Las indicaciones de la masoterapia, por tanto, son múltiples y variadas, encontrando entre otras:
  • Restablecer los parámetros idóneos del aparato locomotor.
  • Estimular el correcto funcionamiento de los sistemas cardio respiratorio y linfático.
  • Optimizar los resultados en ámbitos deportivos.
  • Mejorar el estado psicológico y anímico.
Contraindicaciones de la masoterapia

Las contraindicaciones de la masoterapia son las asumibles por cualquier técnica manual, partiendo de la base de que ante cualquier dolencia o alteración de las funciones normales del organismo, y antes de ponerse en manos de un terapeuta, previamente se debe acudir a un facultativo médico para ser analizadas y tipificadas por él. Las técnicas de masoterapia están restringidas, por ejemplo, en los siguientes casos:
  • Procesos febriles e infecciosos.
  • Embarazos de riesgo.
  • Procesos tumorales.
  • Afecciones dermatológicas.
  • Heridas sangrantes.
  • Fracturas no consolidadas.

Beneficios de la masoterapia

Debido a lo completo de esta técnica de técnicas, los beneficios de la masoterapia son muy variados, pero se pueden esbozar algunos efectos comunes a las diversas técnicas de masaje empleadas en la masoterapia:
  • Se estiran las fibras que conforman la piel y todo el tejido adyacente. Esto provoca mayor elasticidad y suavidad.
  • Mejoría en el tejido musculo esquelético. Por un lado, aumentando la elasticidad muscular y fascial, así como potenciando la eliminación de ácido láctico producto de la contracción. Por otro lado, aliviando presión en los puntos de unión y sus estructuras (articulaciones, cápsulas, tendones, ligamentos, etcétera). Todo esto conlleva un mejor rendimiento y funcionalidad corporal evitando la atrofia.
  • Aumento de la circulación y, por extensión, del metabolismo. Esto provoca un incremento del transporte de nutrientes y la evacuación de elementos nocivos generados por el propio organismo, como las endotoxinas. Unido a este efecto se encuentra el proceso de vasodilatación y el consecuente aumento de la temperatura, ayudando a esta mejora metabólica.
  • Estimulación del sistema nervioso, tanto central como periférico. Durante el masaje, las terminaciones nerviosas sufren un proceso de excitabilidad al ser pulsadas. Según el tipo de masaje empleado el efecto puede ser relajante, estimulante, o sedante.
  • El efecto más apreciable por el paciente es la reducción, o incluso desaparición, del dolor. El masaje en primera instancia provoca un aumento de este, sobrepasando el umbral del dolor; la reacción del organismo ante esta agresión es la de protección y defensa, pero pasados unos minutos se produce el efecto opuesto, apareciendo la analgesia. A esta sensación de liberación corporal también hay que añadir la liberación mental, resolviendo con un masaje dos focos tensionales diferentes: el físico y el psicológico.


Diferencia entre masoterapia y mesoterapia

A pesar de parecer similares, la mesoterapia y la masoterapia no son sinónimos en cuanto al campo profesional que abarcan. La mayor diferencia de estas dos técnicas radica en los fines para los que son empeladas. Así, mientras la masoterapia abarca el aspecto más sanitario y médico de las terapias manuales, la mesoterapia se emplea en el ámbito de la estética.

A grandes rasgos, la mesoterapia consiste en la aplicación de inyecciones, o micro infiltraciones, a base de compuestos diseñados para conseguir distintos objetivos: en la disolución y depuración de grasas acumuladas trabaja la L-carnitina, en la batalla contra la aparición de estrías o cicatrices se emplea la blastoestimulina, y para rehidratar y rellenar arrugas lo mejor es el ácido hialurónico. El tratamiento completo comprende alrededor de unas diez sesiones espaciadas en el tiempo, en las que el contenido de las jeringuillas hará su efecto rejuvenecedor y reparador.

Reacciones:

2 comentarios:

  1. Muy bien explicado y consejos que me apunto ya que quiero empezar a hacer mejores masajes y esto, como en todo, requiere de esfuerzo y voluntad. Muy útil

    ResponderEliminar
  2. Muy buenas las ideas que has compartido en la web ya que hay muchas veces que quiero hacerle un masaje profesional a mi pareja y siempre tengo problemas para hacerlo correctamente, muy útil

    ResponderEliminar